DIETAS Y EL MUNDO DE LA MODA

Antes que nada quiero aclarar que con este post no pretendo ni mucho menos decir cómo debéis comer, creo que es obvio, y tampoco quiero desprestigiar a los profesionales que se dedican a la nutrición y dietética. Simplemente quiero contar mi experiencia para que os sirva si estáis pasando por algo parecido o si lo habéis pasado, que veáis que no estáis solos!

MI EXPERIENCIA

Empecé en el mundo de la moda desde que tenía 17 años, ¿mi opinión sobre mi cuerpo? Ni me encantaba, ni me disgustaba, tenía ciertas inseguridades, entre ellas, las “mollitas” de las caderas. Imaginaos la situación al meterte en una agencia, sacan a relucir todas tus imperfecciones, empiezas a compararte y más en esas edades donde estás formando tu personalidad todavía.

No considero que me obsesionara con mi alimentación o el deporte en ese momento, pero sí es cierto que se me despertó la curiosidad de informarme un poco más de cómo funciona el cuerpo humano en cuanto a: qué % de grasa es el adecuado, qué alimentos son los mejores para tomar a x horas, etc. Simplemente, algo informativo.

Poco después me apunté al gimnasio y empecé a hacer ejercicio sin saber muy bien qué hacía, dejándome guiar por los propios monitores y por lo que yo veía en Youtube en aquel momento. Tardé en ver resultados, pero poco a poco algunas de mis inseguridades se iban “reduciendo”. Empecé a hacer castings y con ello a compararme con otras chicas, empecé a machacarme más en el gimnasio, a exigirme más en los entrenos. Y con 21 años sí me veía mucho mejor que antes, pero la verdad es que estaba muy delgada en comparación con ahora.

En la primera foto, mirad los brazos, cómo se me marcaban las clavículas…

NUTRICIONISTA AKA ADIÓS PAN

Mi obsesión en aquel momento era perder esa grasita localizada en el abdomen que tanto coraje me daba. (Ahí aun pensaba que se podía eligir de donde eliminar la grasa, ilusa de mi).

Busqué ayuda profesional de un nutricionista y me dejé llevar. Básicamente apenas tomaba hidratos, mi dieta se enfocaba en la pérdida de grasa, por lo tanto tenía un déficit calórico. Comía muchas proteínas (hasta tal punto que me comía a media mañana una cajetilla entera de pavo del Mercadona, no sé si me seguís). Aunque penséis en déficit, comía con más frecuencia que antes, en lo que más diferencia notaba, era en la proporción de los alimentos. Comía mucha proteína, menos verdura y muy pocos hidratos. No puedo olvidar mencionar que todo tenía que pesarlo, era la reina de los tuppers jajaja. En fin, lo que viene siendo: una esclavitud. Por si no lo sabéis, el déficit calórico se hace para obtener la energía de las reservas de grasa, para poder perderla.

ELLA Y SU SIX-PACK

¿Qué pasó? Que funcionaba, cada vez veía menos grasa, iba a mis revisiones semanales, me veía mejor, mi autoestima subía, al igual que mi ansiedad. Pero lo que no tenía en cuenta era que no podía mantener esa dieta para siempre. En mi cabeza siempre rondaba la pregunta: si sólo como ciertos alimentos… ¿obtendré todos los nutrientes que mi cuerpo necesita? Efectivamente NO.

Estuve yendo y viniendo con ese tipo de dietas durante un par de años, porque la mayoría de las veces conseguía definir para fechas concretas, tenía un casting en bikini, o tenía algún catálogo en el que quería marcar más abdominales, etc. Pero cuando esa fecha concreta llegaba a su fin, también llegaba a su fin la ANSIEDAD que pasaba por no comer lo que me apetecía, ¿os podéis imaginar comer tanto brócoli? Yo desde luego que ya no jajajaja. Era un bucle, hacía dieta y luego en un día recuperaba toda la grasa que había perdido en un mes.

A día de hoy puedo decir que me veo y me siento sana, que es lo más importante. Conozco qué funciona para mi cuerpo, como sano la mayoría del tiempo pero también me doy mis caprichos. Todo de una manera tranquila, natural, sin ese sentimiento de culpabilidad y agobio.

Hacer dieta y el mundo de la moda
ANTES
DESPUÉS

MIS CONCLUSIONES

1. Las dietas así, son TEMPORALES. Lo ideal y sostenible en el tiempo es un ESTILO DE VIDA SALUDABLE. Las dietas son restrictivas, por lo que, al menos, psicológicamente te agota. 

2. Una buena alimentación es la clave para estar sano, porque al final, la alimentación se basa en obtener todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para FUNCIONAR. 

3. Es cierto que cada uno tiene un OBJETIVO (debería ser mantenible en el tiempo), eso es totalmente respetable. Mi objetivo ha pasado de marcar abdominales a llegar a los 80 años sin problemas de hígado por ingerir cantidades desorbitadas de proteína o simplemente, llegar a los 80 años siendo capaz de ir al monte a darme un paseo sin morir en el intento.

4. La manera en la que tratas a tu cuerpo por DENTRO, va a reflejarse por FUERA. Siempre nos olvidamos de la importancia de cuidar nuestra salud mental, y comer variado, equilibrado y darnos pequeños caprichos de vez en cuando, es lo que va a conseguir que estemos felices y en paz.

Espero que os haya servido de algo mi experiencia y que os ayude a ver la comida, uno de los mayores placeres de la vida, con otra perspectiva. Y también a ver lo importante que es estar agusto con uno mismo y aprender a no compararse. Cada uno de nosotros es único, deja de compararte con cánones absurdos y sé feliz!!

Disclaimer: os recomiendo que si tenéis algún problema de salud vayáis a un profesional licenciado. Que os hagan analíticas, que os miren los niveles de hormonas, todo lo que sea necesario para que tengan un diagnóstico 100% fundamentado.

Glow ✨

Healthy Food

2 IDEAS DE DESAYUNO CON AVENA

Hair Beauty

CÓMO CUIDAR EL PELO DESPUÉS DEL VERANO

Beauty Skincare

LOS 11 INGREDIENTES MÁS CONOCIDOS EN COSMÉTICA COREANA

Beauty Skincare

GUÍA DE ÁCIDOS EN LA PIEL